Visita al Acuario del Río Paraná

Este fin de año reabrió el Acuario después de muchos meses. Es un espacio de la ciudad que nos encanta porque ahí funciona además un centro de Investigación muy importante para conocer y cuidar la biodiversidad de nuestra región.

Les cuento algunas características a tener en cuenta para visitarlo:


Se visita sin tuno previo (por orden de llegada) y la entrada es libre y gratuita. El recorrido es libre, sin guía, y sólo se accede al primer piso a donde están las peceras.

Los horarios de apertura van a ir variando durante todo el verano en función de la situación epidemiológica (chequeen siempre la web). Por ahora funciona sábados y domingos de 13 a 19hs y la semana próxima (abrirá además martes 29/12 y miércoles 30/12 de 16 a 19hs.

Nosotras lo visitamos el martes alrededor de las 18hs y estaba súper tranquilo, éramos entre 5 y 8 personas máximo en la sala de las peceras. Esta nueva modalidad me parece muy buena en especial para la visita con niños pequeños porque el recorrido es más ameno y corto. Incluso si tuviesen que esperar para ingresar lo hacer en el Parque Autóctono, al aire libre, que es un planazo total.

En la sala de las peceras la visita es libre. Es importante que no toquen los vidrios ni traspasen la línea amarilla que bordea a las peceras. ¡Yo fui muchas veces ya pero cada vez que vuelvo me maravillo!

Todas las pantallas interactivas se encuentran apagadas (por protocolo COVID) y eso dificulta una visita más educativa. Creo que deberían poner cartelería informativa al lado de cada pecera para asegurar que podamos aprender de manera autodidacta de la visita.
De todas maneras, en la sala había dos guías. Paula, quién nos acompañó en el recorrido, nos transmitió con muchísima pasión todo su conocimiento sobre la cuenta del Paraná y Carme aprendió muchísimo. Valoro mucho su paciencia para responder la decena de preguntas de esta pequeña curiosa de 4 años.

El recorrido se hace en media hora tranquilamente y en una hora para nerds como nosotros. El protocolo funciona perfecto, te toman los datos al ingresar, miden temperatura, hay alcohol y la capacidad de la sala está bien calculada.

Me pone muy contenta la reapertura de este espacio tan querido de la ciudad. Se que no son las condiciones ideales, pero es todo un logro que podamos volver a visitarlo. En el lugar hay un restaurant (con muy lindas vistas al río) y estacionamiento gratuito sobre la avenida.

¡Planazo para las vacaciones de verano!

(Visited 902 times, 1 visits today)